jueves, 27 de febrero de 2014

Cheese Cake clásico

Ingredientes

  • 1 paquete  grande de galletas Maria
  • 100 g de mantequilla a temperatura ambiente
  • 750 g de queso Philadelphia
  • 150 g de azúcar
  • 2 cucharadas de harina
  • 3 huevos + 2 yemas
  • 125 g  nata espesa
  • La ralladura de medio limón
  • 1 cucharadita de vainilla

Elaboración

  • Precalentamos el horno a 180ºC.
  • Trituramos las galletas con las manos o con un triturador hasta que queden muy finas. Añadimos la mantequilla y removemos hasta conseguir una masa homogénea.
  • Vertemos la masa en un molde desmontable para tortas y forramos con ella el fondo y las paredes,  presionando con los dedos, hasta que quede una capa de grosor uniforme.
  • Horneamos unos 10-15 minutos. Una vez pasado el tiempo retiramos del horno y subimos la temperatura de éste a 200ºC.
  • Con una batidora batimos el queso Philadelphia hasta obtener una consistencia lisa, aproximadamente durante medio minuto. Añadimos los ingredientes de uno en uno y batimos brevemente por este orden: el azúcar, la harina, la ralladura de limón, la vainilla, los huevos y las yemas, finalizando con la nata.
  • Vertemos esta preparación en el molde que habíamos preparado con anterioridad y lo introducimos en el horno.
  • Pasados 15 minutos bajamos la temperatura a 100ºC y dejamos cocer 1 hora. Pasado el tiempo apagamos el horno y dejamos la tarta dentro durante una hora más con la puerta entreabierta.
  • Retiramos del horno y dejamos enfriar completamente antes de desmoldar la tarta.
  • Cubrimos nuestro Cheesecacke con mermelada de fresas y decoramos con rodajas finas de fresas frescas y reservamos en la nevera unas horas hasta su consumo.